Romangordo y sus trampantojos

Romangordo, municipio cacereño que casi roza el límite con Toledo no dejará al visitante indiferente. En la comarca del Campo Arañuelo y perteneciente a la Reserva de la Biosfera de Monfragüe, Romangordo, tiene algo más de 200 habitantes y eso le da un aliciente más para los que van buscando espacios realmente apartados del bullicio, que aún conservan los sabores de antaño. Lo primero que llamará la atención al viajero es la Ruta de los Trampantojos. Puertas, paredes de calles y entradas a cocheras están pintadas con estampas típicas, retratos de vecinos añorados, enseres de otros tiempos, animales, oficios antiguos, o simplemente frases lapidarias. Son murales que en muchas ocasiones tratan de engañar a la vista con algún juego visual. Además, las casas por norma general están muy bien conservadas y construidas con pizarra. Un recorrido muy recomendable es ir por la calle Corralones hasta llegar a la plaza donde están el ayuntamiento y la iglesia de Santa Catalina.

CENTROS DE INTERPRETACIÓN. Pese a ser un pueblo pequeño, Romangordo tiene dos centros de interpretación: El Ecomuseo Casa del Tío Cáscoles y La Ruta de los Ingleses. La Casa del Tío Cáscoles, hoy convertida en Ecomuseo, fue una vivienda particular, del Tío Lázaro y la tía Juliana, conocidos popularmente en el pueblo como Cáscoles. Visitando el Ecomuseo se podrá conocer cómo se construía antaño y cómo vivían nuestros abuelos.

El centro de Interpretación de ‘La Ruta de los Ingleses’ recrea la batalla de la Guerra de la Independencia que tuvo lugar el 19 de mayo de 1812, en la que los franceses fueron derrotados por tropas inglesas en Lugar Nuevo (en el término municipal de Romangordo).

Otro espacio que hay que visita es la Casa de los Aromas, un complejo cultural que ocupa una pequeña huerta aledaña a la localidad. Está dividida en zonas de cultivo y varias construcciones con diversas estancias. Es un jardín donde el visitante descubrirá algunas de las especies más representativas y singulares de este espacio protegido. Además del placer de pasear, el usuario podrá degustar una merienda o descansar y disfrutar de sus vistas. También podrá cultivar plantas y participar de sus cuidados, siendo testigo de su crecimiento.

Finalmente hay que destacar que Romangordo cuenta con dos espacios declarados Bien de Interés Cultural. La iglesia de Santa Catalina se suma al Yacimiento Arqueológico de Madinal-Al-Balat.

FUENTE: El Periódico Extremadura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *